De Visita por la clásica confitería Los Dos Chinos que fue fundada en 1862 por la familia Gontaretti. Su curioso nombre proviene de dos grandes estatuas orientales que se emplazaban en su frente y cuyas características ayudaron a perpetuar la marca en el imaginario porteño. Según retrata la historia, en sus comienzos las mujeres se encargaban del arte culinario a partir de la fabricación de productos caseros, salados y dulces, mientras que los hombres realizaban las ventas ambulantes de los alimentos recién horneados, por las calles empedradas de Buenos Aires.

De visita – Cartelería Digital Nuvelar dentro del local

Con el tiempo, la confitería logró expandirse por algunos barrios históricos de la ciudad y Los Dos Chinos se convirtió en un verdadero clásico de Buenos Aires. Hipólito Irigoyen, Bartolomé Mitre, Jorge Luis Borges o Aníbal Troilo son sólo algunas de las figuras que supieron acercarse a la emblemática confitería. Sin embargo, como ironía de la historia, a pesar de haberse declarado un sitio de interés cultural por la Ciudad de Buenos Aires en el año 2003, Los Dos Chinos tuvo que cerrar sus puertas por aquellos años, afectada por la gran crisis económica que sufrió la Argentina entrado el siglo XXI. Pero como aquella frase de Antoine de Saint-Exupery que reza que “el fracaso fortifica a los fuertes”, la confitería logró levantarse nuevamente y reabrir sus puertas en el año 2015 dando lugar al retorno de aquella marca icónica con la que tanto se la reconoce. En este esperado regreso Los Dos Chinos conserva su sello distintivo y clásico, pero con una imagen más aggiornada a los tiempos actuales. Para esto, su novedoso local ubicado en pleno corazón de barrio norte cuenta con señalética digital de última generación que se controla y actualiza a través del sistema Nuvelar.

Para interiorizarnos sobre esta reciente adquisición, Belén Paccagnella nos relata algunos detalles acerca de su experiencia con esta nueva forma de comunicación.

Nuvelar – Contanos un poco cómo vienen trabajando actualmente con el Digital Signage.

Belén – Por el momento tenemos contenidos estáticos y también contenidos dinámicos en los que mostramos más que nada nuestros productos, es decir imágenes, precios y demás. Ahora estamos viendo de incorporar aplicaciones. La idea sería sumar algunas redes sociales como para generar una interacción con los clientes, así que estamos analizando ese tema. Creo que Instagram es una aplicación que está interesante.

Nuvelar – ¿Los contenidos son propios?

Belén – El tema de los contenidos por el momento los manejamos nosotros. Nuvelar nos brindó dos o tres templates y a veces lo que hago con la diseñadora mía es generar una placa y directamente lo inserto como fotografía cuando tengo algún evento en especial. Ella me diseña la placa y yo la meto como imagen. Y así vamos cambiando según la ocasión.

Nuvelar – ¿Qué aspectos destacás en este tipo de comunicación?

Belén – Y lo que tiene esto en relación con la cartelería tradicional es que te permite rotarlo y cambiarlo. Nosotros hoy no tenemos promociones estables. Esta semana hicimos todas diferentes, muchas promos “take away” (para llevar) que es lo que nos estamos enfocando ahora.

Nuvelar – ¿Trabajan con temáticas en particular según fechas o eventos específicos?

Belén – Sí, totalmente. Por ejemplo en febrero, tuve la promo de San Valentín entonces tuve una pantalla entera dedicada a San Valentín y la otra con otros productos. Quisimos poner foco en San Valentín, después lo hicimos también en marzo para pascuas. Me parece que lo que ganás es mucha vista, la gente se copa, incluso estas pantallas se ven un poco desde afuera y eso atrae.

Nuvelar – ¿Consideran el Digital Signage como parte de una estrategia más amplia de marketing de Los Dos Chinos?

Belén – Puede ser, sí. En nuestro caso utilizamos esto de manera complementaria porque también ponele, usamos un ploteo en las vidrieras, a veces también la heladera, alguna decoración más y lo combinamos con las pantallas digitales. Todo eso te da como resultado un ambiente moderno con detalles que están coordinados entre sí, o sea que queda acorde una cosa con la otra. Me parece que de eso se trata, de generar entre todo algo novedoso, estético, sin perder por supuesto el estilo clásico de nuestro marca.

Te puede interesar

zocalo